La Tumba de Napoleón se halla en Los Inválidos

A partir de 16,00 € Más información

Durante una visita a Los Inválidos, la tumba de Napoleón es el centro de atención de numerosas personas. Es un monumento central situado en el Museo del Ejército. El emperador Napoleón I, figura emblemática de la historia militar, es conocido por haber conquistado una gran parte de Europa y por su carácter, que hizo posible la creación de un imperio que aún marca nuestras vidas gracias a su vasto legado. La Tumba de Napoleón se halla en Los Inválidos

 

No cabe duda, los restos del emperador Napoleón I descansan en la tumba situada en el centro del Domo de Los Inválidos. Gracias al mismo Napoleón, la capilla de Los Inválidos da sepultura, desde el año 1800, a grandes nombres de la historia militar francesa.

La tumba de Napoleón Bonaparte puede reconocerse por su color rojo, característico de la cuarcita roja que la compone. Ubicada sobre un bloque de granito verde de los Vosgos, resulta aún más visible. Se invita al visitante a pasar alrededor de la tumba de Napoleón, mientras que este sigue dominando el conjunto de los invitados al Domo con su monumental altura (5 metros de alto, 4,5 metros de ancho). Los restos del emperador están depositados en 4 ataúdes fabricados en materiales nobles, tales como ébano, plomo, caoba y hierro blanco. Es un verdadero sarcófago.

Localizar la tumba de Napoleón Bonaparte

La tumba de Napoleón se halla en la iglesia del Domo. Se trata de la parte del Museo del Ejército Los Inválidos situada junto a la plaza Vauban. Se alza hasta los 101 metros y forma una silueta dorada en el horizonte parisino. En la misma capilla, encontramos otras personalidades militares. Entre ellos, podemos citar a Vauban, quien esculpió el panorama francés de fortalezas inexpugnables, o al mariscal Foch, conocido por sus hazañas durante la Primera Guerra Mundial.

Llegada de Napoleón I al Museo del Ejército

 

Napoleón Bonaparte estaba exiliado en la isla de Santa Helena cuando falleció el 5 de mayo de 1821. Con el paso de las décadas, se han sucedido diversas teorías sobre las circunstancias de su muerte. En 1840, el rey Luis Felipe organizó la repatriación de los restos mortales del emperador Napoleón I al territorio francés. Se encargó de esta misión el príncipe de Joinville, que no era otro que el hijo del rey. El acontecimiento se recuerda en la historia como «El retorno de las cenizas». El monumento que conocemos actualmente no se instaló en el centro del Domo de Los Inválidos hasta el 2 de abril de 1861. De hecho, el arquitecto Louis Visconti llevó a cabo las obras que permitieron acceder a los féretros al interior de la iglesia.

No se pierda la visita a la iglesia ubicada en el Domo de Los Inválidos. La tumba de Napoleón le espera. No se trata solo de encontrarse con el emperador de los franceses, sino de admirar la arquitectura de este lugar imprescindible en una visita a París.

.

Información de COVID-19: Nuestros tours y actividades no se realizan desde el 1 de octubre al 25 de diciembre. Pueden ser reservados en línea ahora para fechas posteriores. Haga clic AQUI para saber más sobre las medidas de salud implementadas y las respuestas a las preguntas más frecuentes.