La ciudad de Épernay

Avenida de Champagne de noche

Avenida de Champagne, © Epernay.fr

Épernay es la tercera ciudad más poblada del departamento francés de Marne, después de Charleville-Mézières y Reims.

Tierra de champán

Épernay es el lugar ideal para iniciar la visita de los viñedos. Su ubicación es estratégica para acceder a las rutas turísticas del champán, que surcan las diferentes viñas. Recorra una a una las bodegas para catar los champanes, mientras los productores le transmiten su pasión por este oficio.

Épernay ostenta el título de centro económico de la región desde el siglo XVIII. La llegada de las casas de champán supuso el florecimiento de la actividad comercial.

10:30 hora(s)
A partir de 149,00€

La revolución de los cossiers

A principios del siglo XX, la cosecha no reportó los frutos esperados. La filoxera y las condiciones meteorológicas destruyeron los viñedos. La escasez de uva llevó a los comerciantes a recurrir a los proveedores de la región de Aube para producir su champán. Sin embargo, desde 1908, esta región no pertenecía a la denominación "Champagne". Este fraude encendió la ira de los sindicatos de la región. La magnitud de estas revueltas fue tal que el Estado envió cinco regimientos militares a Épernay.

En 1911, se dictó la prohibición de utilizar la denominación "Champagne" para la uva y el vino no pertenecientes a esta zona. Esta decisión gubernamental afianzó a Épernay como núcleo del patrimonio vitivinícola del champán.

La Avenue du Champagne

En 1925 la calle comercial pasó a denominarse Avenue du Champagne. Debe su nombre a la implantación de las casas de champán en este eje principal de Épernay. La llegada de la primera en 1729, marcó el inicio de una larga tradición. La botella de sus sueños se esconde en una de las bodegas repartidas por 110 km: ¡un recorrido solo apto para valientes! Una vez que dé con ella, consúmala con moderación.

La Avenue du Champagne forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2015.

Hasta Épernay acuden numerosos turistas, tanto franceses como extranjeros, que desean descubrir el patrimonio vitivinícola de la región. Se trata del punto de partida idóneo para deleitar al paladar. Además podrá adquirir sus productos directamente en las casas de champán más ilustres.