EUR

Langue

Devise

EUR- Euro
ARS- Peso Argentino
AUD- Australian Dollar
BRL- Real Brasileiro
GBP- English Sterling Pound
CAD- Canadian Dollar
CNY- 元人民币
HKD- Hong-Kong Dollar
JPY- 日本円
MXN- Peso Mexicano
CHF- Franc suisse
USD- US Dollar

La historia del champán

El champán es sinónimo de fiesta y se ha convertido en una bebida indispensable para las grandes ocasiones. «¡Champán!», exclamamos para anunciar una buena noticia.

Una bebida de fiesta

Se puede saborear en una copla clásica o de flauta. Todos los comensales disfrutan de sus burbujas porque, sin champán, una fiesta no es tal. Asimismo, la apertura de una botella es un verdadero ritual; ¡nunca sabe nadie dónde va a parar el corcho! Los más hábiles podrán probar la técnica del sable o incluso servir este vino espumoso en una fuente de vasos apilados.

La historia de una denominación

La denominación «champán» está muy controlada. No obstante, esta estricta normativa es la que permite que se reconozca la producción de las casas de Champaña. Gracias a ella, se puede certificar la calidad de estos productos como medida que permite potenciar su atractivo para los clientes internacionales. Desde 1941, el Comité Interprofessionnel du Vin de Champagne (CIVC) garantiza su protección.

Los viñedos champañeses alcanzaron su apogeo en el siglo XVIII con 50 000 hectáreas cultivadas. Sin embargo, esta cifra se redujo como consecuencia de los daños ocasionados por la filoxera y la Primera Guerra Mundial. En la actualidad, abarcan una extensión de 33 000 hectáreas.

La denominación delimita la zona geográfica en la que debe cultivarse y elaborarse el vino. Si se produce fuera de esa zona, no podrá denominarse «champán».

Un vino sin gas en sus inicios

En sus orígenes, el champán no era un vino espumoso. Entre los siglos XVI y XVII, simplemente se llamaba «vino de Champaña». Según la leyenda, fue el monje benedictino Dom Perignon quien descubrió el proceso que aportaba burbujas al vino. Sin embargo, las indicaciones de este método eran muy vagas. Los progresos científicos, como el trabajo de Louis Pasteur con la fermentación, permitieron describir con exactitud la forma de lograr esa efervescencia. Según los datos históricos, la casa Ruinart fue la primera que propuso un vino de Champaña espumoso en 1729.

{{widget type="multiproducts/catalog_product_widget_multiproducts" template="widget/category_silo_products.phtml" ids="{414}{525}"}}

A pesar de su reputación como producto de lujo, el champán está presente siempre que la ocasión lo merece. Las casas de champán más importantes se han convertido en valores seguros merecedoras de confianza. No obstante, ¡no dude en visitar a los productores menos conocidos y que, sin embargo, merecen más reconocimiento!