La compañía de danza del Ballet de la Ópera de París

A partir de 17,00 € Más información

Creado en 1669 a propuesta de Jean-Baptiste Colbert durante el reinado de Luis XIV, el Ballet de la Ópera de París se ha convertido, con el paso de los siglos, en toda una institución en el ámbito de la danza clásica. Son muchos los candidatos venidos de todo el mundo para probar suerte y hacer realidad su sueño de formar parte de esta prestigiosa compañía de danza.

Tras haber cambiado de sede hasta en 11 ocasiones, finalmente el Ballet Nacional de la Ópera de París terminó por instalarse en la Ópera Garnier en 1875, una ubicación de reconocido prestigio de la que nunca después se apartó.

De la ópera a la emancipación de la danza

En su origen, la compañía de danza, exclusivamente masculina hasta 1681, servía de animación en los entreactos e intervalos de entretenimiento de las óperas. No será hasta principios del siglo XIX cuando el Ballet de la Ópera de París logre emanciparse y emprender un camino individual de creación en el que la danza ocuparía un lugar eminente. Es la época dorada del ballet romántico, con obras como La sílfide, con música de Jean Schneitzhoeffer y libreto de Adolphe Nourrit.

El Ballet de la Ópera de París también ha sabido adaptarse a la evolución de la danza clásica, no sin pagar un alto precio por ello, para reafirmarse como institución de primera categoría, incluso en nuestros días.

El peso de la jerarquía en el Ballet de la Ópera de París

Para alcanzar el nivel de excelencia de esta compañía se requiere mucho rigor. Los bailarines comienzan como "cuadrillas" antes de convertirse en corifeos y, después, solistas. Los artistas más meritorios y dotados de más talento pueden aspirar al rango de primer bailarín o bailarín estrella. Entre las bailarinas estrella más conocidas procedentes del Ballet de la Ópera de París, podemos nombrar a la bailarina y coreógrafa Marie-Claude Pietragalla.

Para aspirar a formar parte de esta prestigiosa compañía, hay que empezar a prepararse lo antes posible. La Escuela de Danza de la Ópera de París, que forma parte de las escuelas de danza más prestigiosas del mundo, prepara a los futuros bailarines para pasar el examen de entrada en el rango de cuadrilla. El Ballet de la Ópera de París como fuente de inspiración

Los movimientos, fluidos y etéreos, así como la irreprochable técnica de los bailarines de esta compañía han sido una constante fuente de inspiración para muchos artistas, tal como se puede comprobar en la obra del pintor Edgar Degas, que se inspiró en las bailarinas de la Ópera de París en numerosos lienzos y diversos pasteles.

El ballet de la Ópera de París como fuente de inspiración

Los movimientos, fluidos y etéreos, así como la irreprochable técnica de los bailarines de esta compañía han sido una constante fuente de inspiración para muchos artistas, tal como se puede comprobar en la obra del pintor Edgar Degas, que se inspiró en las bailarinas de la Ópera de París en numerosos lienzos y diversos pasteles.