Amores clandestinos: los cinco mejores lugares secretos de París

Romeo y Julieta, Tristán e Isolda, Rodrigo y Jimena… ¡Las grandes historias de amor comienzan siempre en secreto! E incluso cuando el amor ya no es ningún secreto para nadie, un poco de misterio puede darle emoción a vuestra relación y reavivar la pasión de las parejas más consabidas. El día de San Valentín es la ocasión ideal para sorprender a tu media naranja y ofrecerle una romántica escapada clandestina. No sirve de nada tratar de maquinar planes diabólicos o raptos… Lo insólito y lo desconocido en París suelen encontrarse a menudo a la vuelta de la esquina. Aquí tienes algunas ideas para darle un toque de misterio a vuestra noche en pareja.

Un toque de misterio

Prepara una cita a última hora de la tarde en un jardín oculto dejando un mensaje enigmático con la dirección y la instrucción de encontraros allí. Por ejemplo, puedes optar por el poético parque Récamier, que se encuentra al final de un callejón sin salida del VII distrito; por el jardín Saint-Gilles-Grand-Veneur, en el Marais, al que se accede por el pasaje del número 12 de la Rue Villehardouin y, después, por la Rue Hesse; o incluso por el desconocido jardín botánico de la facultad de farmacia de París: entra tratando de pasar desapercibido por el número 4 de la Avenue de l'Observatoire, sigue por el callejón y, a la izquierda, llegarás por fin al jardín en el que podrás pasear con tranquilidad sin miedo a que te descubran posibles enemigos o rivales.

Un bar con una entrada secreta

¿Salir a tomar una copa por San Valentín que parece demasiado simple? Desde luego que no lo será si llevas a tu pareja al número 5 de la Rue Sedaine, en el XI distrito. Detrás de la pizzería conocida con el sobrio nombre de Da Vito, donde se agolpan los amantes de la cocina italiana, se oculta un fantástico bar clandestino inspirado en la época de la prohibición americana durante la cual los puestos de bebidas se instalaban en el fondo de establecimientos de lo más ordinario. Para acceder al Moonshiner, tendrás que pasar por la puerta grande de madera del fondo, cruzar el reservado y después empujar una misteriosa puerta negra… ¡Con esto sorprenderás a tu Valentín, quien te tomará por un agente secreto! El ambiente art déco y los cócteles clásicos pondrán la guinda al ambiente clandestino de la noche, en el que os podréis olvidar del tiempo y de las miradas indiscretas.

Un baño a medianoche en París

¿Buscas algo aún más selecto? ¿Qué te parece relajarte en pareja junto a una piscina privada subterránea? Bajo esta bóveda de piedra podréis daros un masaje antes de disponer de la piscina para vosotros solos durante una hora y media. Después, dirigíos al bar para disfrutar allí de una copa de champán. No hay mejor forma de empezar la noche y aislaros del mundo exterior. Aquellos que quieran prolongar el placer deben saber que en este lugar, el hotel de cinco estrellas más pequeño de París, última residencia de Oscar Wilde y frecuente refugio de las parejas de famosos que desean pasar desapercibidos, ofrecen también pequeñas habitaciones temáticas (siglo XVIII, Japón, estampados de leopardo…) y también suites. Calcula 200 € por la sesión de masaje y de piscina, únicamente disponible con reserva en el 01 44 41 99 00, y al menos 380 € por noche en una bonita habitación con desayuno.

L’Hôtel, Rue des Beaux-arts, 13, 75006 París.

Una cena inesperada

© Todd Selby

En cuestión de apetito, un poco de misterio siempre afina los sentidos. Eso es perfecto porque París está repleto de restaurantes "clandestinos", es decir, salones con mesas en casas de huéspedes inspirados en los supper clubs anglosajones en los que se realiza la reserva sin conocer el menú ni al resto de comensales ni a veces siquiera el lugar de la cena, que se notificará al comienzo de la misma noche. Además, resulta que los platos los elaboran aficionados a la cocina, felices con el cambio de profesión. El ambiente clandestino deja paso rápidamente a la gula y a la convivencia. Puedes reservar en línea en casa de unos desconocidos en plataformas como voulezvouzdiner.com, vizeat.com o dinedong.com para vivir una experiencia colectiva sorprendente.

Si prefieres optar por un valor seguro y un ambiente que te inspire más confianza, elige una degustación de productos sicilianos excepcionales en un ambiente íntimo en la tienda de un comerciante parisino de aceites de oliva, La Tête dans les olives. Ensalada de naranja, ricotta salada, zanahoria a la menta y algunas olivas lograrán satisfacer vuestro apetito en un ambiente íntimo en el que seguro que se despiertan otros deseos.

150 € para dos personas sin vino, el cual se ruega traer. Rue Sainte Marthe, 2, 75010 París.

https://cedriccasanova.com/

Una cita clandestina

¿Quién dijo que las citas secretas eran siempre de tipo "en tal hotel a tal hora"? ¿Te seduce la idea, pero te resignas a frecuentar un establecimiento que no tiene suficiente reputación? Para conservar el espíritu clandestino sin renunciar a la calidad, elige en San Valentín una versión de lujo y una habitación con un encanto refinado a un precio negociado. El sitio web Day Use ha reunido una selección de direcciones elegantes y discretas por todo París. Obviamente, deberás elegir un barrio que no suelas frecuentar. No olvides citar a tu media naranja con medias palabras o de un modo enigmático para jugar con el efecto sorpresa.

www.dayuse.es, desde 79 € al día.