EUR

Langue

Devise

EUR- Euro
ARS- Peso Argentino
AUD- Australian Dollar
BRL- Real Brasileiro
GBP- English Sterling Pound
CAD- Canadian Dollar
CNY- 元人民币
HKD- Hong-Kong Dollar
JPY- 日本円
MXN- Peso Mexicano
CHF- Franc suisse
USD- US Dollar

Abadía del Mont Saint-Michel

Culmina la isla y la corona con una estatua recubierta de oro fino. La abadía del monte Saint-Michel transformó una isla perdida en una bahía en los confines de Normandía en un lugar turístico mundial, cuya fama era ya internacional en la Edad Media, cuando peregrinos de toda la cristiandad la abarrotaban para acudir a orar. Descubramos juntos este lugar místico, casi mágico: visita guiada a la abadía del monte Saint-Michel.

Historia de la abadía del monte Saint-Michel

Todo comenzó en el año 708, cuando el obispo Aubert —por encargo del propio arcángel, según la tradición— erigió un primer santuario en honor a San Miguel y fundó una comunidad de canónigos.

En 966, los monjes benedictinos acudieron al monte y se establecieron en él. Este lugar desata la imaginación, con su isla casi milagrosa, que quiebra el monótono horizonte formado por grandes extensiones arenosas. Pronto se convirtió en lugar de peregrinación, con un prestigio equiparable al de Santiago de Compostela o Vézelay. La cultura se fue desarrollando en él y se copiaron numerosos manuscritos, adornados con magníficas ilustraciones en color y revestidos de oro fino.

La iglesia románica de 80 metros de largo se eleva 80 metros sobre el nivel del mar, anclada en la roca, y da fe de la pericia de los constructores. En el siglo XIII, dos bloques de edificios de tres plantas ofrecen excelentes condiciones de vida a los monjes.

A partir del siglo XVII comenzó un lento declive que la congregación de los monjes de San Mauro no logró detener. La Revolución podría haber supuesto el fin de la abadía, transformada en prisión durante el mandato de Napoleón en 1811 y residencia de presos hasta 1863.

Sin embargo, en 1874 comienza la nueva aventura de la abadía del monte Saint-Michel. Tras ser clasificada como monumento histórico, se restaura y empieza a atraer turistas, empezando por ingleses acaudalados, seducidos por el romanticismo del lugar. Actualmente la visitan cada año 2,5 millones de personas.

Una abadía, un monte y una aldea

Visitar el monte Saint-Michel debe verse como una experiencia global. La abadía, integrada en el paisaje, se deja ver poco a poco y deja una huella profunda en el paisaje de la bahía.

Forma parte de la fisonomía general del monte, al que confiere una apariencia más esbelta. La estatua de oro del arcángel, situada a 156 metros de altura, corona literalmente el monte. ¿Serían los lugares igual de fascinantes, ejercerían sobre nosotros la misma atracción, si no tuviéramos ante nosotros más que una colina boscosa ?

El ascenso hasta este sitio turístico y lugar espiritual del cristianismo es una auténtica experiencia para los turistas, que pasan entre las tiendas, los puestos, los restaurantes y los museos de la calle principal, que serpentea por la ladera de la colina, y luego se comprometen a subir uno a uno los 350 peldaños que conectan con el atrio.

Recorra luego las diversas salas y descubra las construcciones sucesivas que otorgan a la abadía del monte Saint-Michel su fisonomía tan peculiar, mezcla de arquitecturas que se funden en un maridaje feliz y armonioso. La iglesia primitiva Notre-Dame-Sous-Terre, la iglesia abacial, los dormitorios y salas de la Maravilla y el claustro le encantarán. Un conjunto monumental, cuya majestuosidad no va en detrimento de las dimensiones acogedoras, casi íntimas, de los espacios.

Visite la Abadía: información práctica

¿Desea preparar por su cuenta la visita a la abadía del monte Saint-Michel? Aquí encontrará toda la información necesaria: horarios, dirección, tarifas, consejos prácticos...

Horario de apertura en temporada alta y temporada baja

La abadía abre todo el año, salvo tres días en los que el recinto permanece cerrado al público :

  • el 1 de enero, con motivo de la fiesta de Año Nuevo
  • el 1 de mayo, día del trabajo
  • el 25 de diciembre, día de Navidad

Los horarios de la abadía son los siguientes :

  • en temporada alta (del 2 de mayo al 31 de agosto): abre todos los días de 9:00 h a 19:00 h sin interrupción
  • en temporada baja (del 1 de septiembre al 30 de abril): abre todos los días de 9:30 h a 18:00 h

Acceso e información práctica

La abadía del monte Saint-Michel está situada en la cima de la isla. La pendiente es empinada y puede suponer un auténtico desafío para personas débiles o de edad avanzada, especialmente cuando hace mucho calor. Recuerde llevar agua y planifique varios descansos: ¡le esperan 350 escalones !

Accesibilidad para personas con discapacidad

La abadía, al igual que el conjunto de la bahía, ofrece una política voluntarista a las personas  con discapacidad. La visita a la abadía del monte Saint-Michel es gratuita para la persona con discapacidad y su acompañante. En caso de discapacidad motora, es posible llegar a la abadía en Joëlette, una silla monorrueda con piloto que se adapta a las calles estrechas y abarrotadas del monte.

También se organizan visitas adaptadas para personas con discapacidad.

Descubra la abadía mediante un circuito organizado

Puede beneficiarse de circuitos organizados prediseñados, guía incluido, para disfrutar de las maravillas del monte con salida desde París. Contemple a su llegada la bahía del monte Saint-Michel y su isla, coronada por la estatua dorada del arcángel, visite la aldea y deguste las especialidades de la Mère Poulard o un delicioso cordero Pré Salé DOP, suba hasta la abadía y recórrala de arriba abajo. ¡Uno de los tesoros del patrimonio turístico aguarda su visita !