El Louvre: historia de un palacio que se convirtió en museo

Vista panorámica del Louvre

El Museo del Louvre es un edificio que cumplió diferentes funciones. ¿Cómo fue la transformación de una fortaleza en un Museo Nacional?

El Louvre en la Edad Media

Las excavaciones arqueológicas permitieron detectar que en el sector del Louvre hubo grupos cazadores recolectores. Estos ya ocupaban la cuenca parisina. Esa zona geográfica se convirtió rápidamente en una capital. En la Edad Media, el rey Felipe Augusto (1165-1223) hizo construir allí una fortaleza compuesta por un torreón y un recinto cuadrangular. El objetivo de esa fortaleza militar era reforzar la muralla construida en esa época y proteger a París. Las fosas de esas fortificaciones se ven en la galería del Carrusel del Louvre.

2 hora(s)
A partir de 42,00€
5 hora(s)
A partir de 39,00€

Los trabajos de Carlos el Sabio

Entre 1364 y 1380, Carlos V (1338-1380) hizo comenzar los trabajos para transformar el Louvre en un castillo. Ese proyecto estuvo a cargo del arquitecto Raymond Du Temple. El antiguo fuerte se convirtió en un lugar de residencia confortable que contiene apartamentos y lugares de entretenimiento. Se instala una biblioteca para el rey. A través de los siglos, esa colección se convirtió en la Biblioteca Nacional de Francia. Lamentablemente, las guerras, incluida la de los Cien Años, y el deseo de los nobles de alejarse de París, hizo que estos dejaran el Louvre y prefirieran castillos en el Valle del Loira.

Francisco I y el nuevo Louvre

Francisco I (1494-1547) es conocido por ser el soberano del Renacimiento. En su época se desarrollaron los castillos del Loira, y Francia conoció a Leonardo Da Vinci y su Gioconda. En esa época, el Castillo del Louvre iniciado por Carlos V se demolió y se reconstruyó. Se instalaron espacios de recepción para ejercer el poder. Catalina de Médici (1519-1589) también hizo construir el Palacio de las Tullerías. Luego llegó el rey Enrique IV (1553-1610), que hizo construir una gran galería entre el Palacio del Louvre y el Palacio de las Tullerías para circular entre el lugar de poder y sus apartamentos. La modernización que se puso en marcha en el Louvre se completaría recién durante el reinado de su nieto Luis XIV. Este le confía entonces la refacción del jardín a André el Nôtre, que luego se ocuparía de los trabajos de Versalles.

2:30 hora(s)
A partir de 62,00€
3:30 hora(s)
A partir de 37,00€

Los inicios del Museo del Louvre

Mientras la corte del Rey Sol se instalaba en Versalles, el Palacio del Louvre era ocupado por nobles, intelectuales y artistas que lo tomaban como su residencia. Estos últimos le presentaron al rey la propuesta de un proyecto de museo. A Luis XVI le encantó la idea y comenzó los trabajos de acondicionamiento. La Revolución Francesa precipitó la inauguración de la Gran Galería para el público. Allí se exponían las obras de las colecciones reales. Las colecciones crecieron con los años a partir de confiscaciones y victorias militares. Donaciones privadas le ofrecían también al Louvre la oportunidad de adquirir nuevas piezas. Mientras vivía en el palacio de las Tullerías, el emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) convirtió al Louvre en un gran museo con la ayuda de su primer director, Dominique Vivant Denon (1747-1825). Este organizó las colecciones. Más tarde, Carlos X (1757-1836) hizo construir una nueva galería a lo largo de Rivoli, paralela a la construida por iniciativa de Enrique IV. Allí se crearon los departamentos de antigüedades griegas y egipcias bajo la denominación Musée Charles X (Museo Carlos X). Durante el Segundo Imperio, el Louvre adquirió la forma que conocemos hoy. Él hizo construir dos cuerpos de edificios que rodean al Patio Napoleón, donde hoy se encuentra la Pirámide del Louvre. Se acondicionaron nuevas salas para el Museo del Louvre, que tenía oficinas para los ministerios, y se instalaron establos. Los trabajos se extendieron hasta las Tuillerías, que Napoléon III quería renovar, para lo cual primero se debía destruir la galería ubicada a lo largo del Sena. Lamentablemente, ese proyecto no se llevó a cabo debido a los acontecimientos de la Comuna durante los cuales se incendió el Palacio de las Tullerías.

El Gran Louvre

En 1981, François Mitterrand fue electo presidente de la República Francesa. La renovación del Museo del Louvre y su reacondicionamiento se confiaron al arquitecto Ieoh Ming Pei. Esos trabajos permitieron, entre otras cosas, la construcción de las pirámides y la ampliación de la entrada principal con el Carrusel del Louvre. El museo más grande del mundo abría entonces sus puertas para públicos nuevos. Los últimos grandes trabajos que marcaron al Louvre fueron los del acondicionamiento del Patio Visconti para instalar allí el departamento de Artes del Islam.

En 2014, el Museo del Louvre recibió a más de 9 millones de visitantes, de los cuales tres cuartas partes eran extranjeros. Ese éxito convirtió a este palacio en uno de los lugares más visitados de París.

9 hora(s)
A partir de 129,00€
3 hora(s)
A partir de 110,00€