La dramaturgia en el Palacio de Versalles

Excursiones a Versalles A partir de 29,00 € Más información

El Palacio de Versalles, lugar creado principalmente para uso y disfrute del Rey Sol, no puede imaginarse sin entretenimiento para la corte. De hecho, el gusto de Luis XIV por las artes escénicas era bien conocido, sobre todo por la danza y el teatro, una afición que también heredaron sus descendientes.

Espacios construidos para el teatro

La Ópera Real del Palacio de Versalles era en un principio un proyecto del rey Luis XIV, pero al final de su reinado no contó con los fondos necesarios para construirla. En cambio, tenía un teatro privado para él y sus más allegados. Además, se ofrecían representaciones de comedias y espectáculos de ballet en fiestas, como las bodas de los hijos del rey o los carnavales. La ópera, situada al fondo del ala norte del palacio, se construyó finalmente en la época de Luis XV. Antes de su construcción, los escenarios se montaban y desmontaban para las representaciones organizadas por Madame de Maintenon, y más tarde, por Madame de Pompadour y su «teatro de sociedad», donde ella misma actuaba.

Fuente : chateauversailles-spectacles.fr

Cuando Luis XVI le regaló el Pequeño Trianón a la reina María Antonieta, esta se alegró de poder llevar una vida paralela a los fastos de la corte. En este remanso de paz y tranquilidad, instaló un escenario que recibió el nombre del Teatro de la Reina. Del mismo modo que la favorita de Luis XV se subía a los escenarios, María Antonieta actuaba en obras de teatro para entretenerse.

Otros proyectos menos conocidos o provisionales no pueden visitarse hoy en día. En cambio, el pequeño teatro de Gabriel y el teatro del Manège merecen ser mencionados.

El teatro en los tiempos del Renacimiento francés

El Renacimiento francés es, en cierto modo, el heredero del Renacimiento italiano. La influencia de Italia en la cultura francesa ha quedado bastante patente. El teatro Montansier presenta por ejemplo una arquitectura «a la italiana», y no dudaban en traer a músicos del otro lado de los Alpes para divertir a la corte. Jean-Baptiste Lully, originariamente Giovanni Battista Lully, fue uno de ellos. Este músico tuvo una influencia incomparable en la música de Francia en los tiempos del Rey Sol y sus tragedias musicales son una auténtica referencia.

El teatro, por su parte, estaba muy estructurado. La tragedia era el género más elitista y retomaba temas de la antigua Grecia, algo muy de moda en la época como podemos ver en las representaciones mitológicas de las fuentes del jardín. Mientras que la tragedia, representada por Corneille, era un teatro en verso y recitado de forma casi monótona, la farsa fue el género de entretenimiento desarrollado por Molière y su compañía. La farsa, aunque muy apreciada por el rey Luis XIV, quedó relegada a una forma muy popular de hacer teatro. Además, las ideas de Molière no gustaban y los demás dramaturgos las consideraban peligrosas.

Jean-Leon Gerome, Una colaboración - Corneille y Molière 

Disfrutar de representaciones contemporáneas

La Comédie Française de París es sin duda uno de los mejores lugares para revivir las obras clásicas. Sin embargo, el Palacio de Versalles también organiza representaciones de óperas durante su temporada de espectáculos musicales. Es una oportunidad para descubrir el teatro musical de Lully.

Si desea explorar los lugares clave de la dramaturgia de Versalles, descubra las diferentes ofertas de PARISCityVISION y reserve su entrada para el palacio de Versalles.