Historia de los castillos del Loira

Excursiones a los Castillos del Loira A partir de 139,00 € Más información

El Renacimiento francés comenzó en los siglos XV y XVI.  El arte de los castillos franceses, así como la música y la pintura de la época, se desarrollaron bajo una fuerte influencia italiana.  Con el objetivo de representar una gran potencia mundial, los reyes de Francia, desde Francisco I, invitaron a su corte a personas tan ilustres como Leonardo da Vinci.

Llegada de los reyes de Francia al Valle del Loira

En aquella época, la corte de Francia estaba instalada en el Valle del Loira.  Este río, que goza de una ubicación estratégica para el comercio y el transporte de bienes, atraviesa Francia y ofrece el paisaje ideal para colmar la ambición real de construir suntuosas residencias.

Desde la Edad Media, se erigieron castillos en la zona. De hecho, todavía se pueden ver algunas fortalezas medievales a orillas del río más largo de Francia. En cambio, la victoria del joven rey Francisco I en la batalla de Marignano en 1515 marcó el inicio de una nueva era.  Desde 1519, el rey emprendió diferentes obras de construcción en el castillo de Chambord con el fin de levantar edificios dignos de esta monarquía victoriosa.

Los castillos que los reyes abandonaron

Los reyes fueron abandonando poco a poco el Loira para instalarse en Fontainebleau, en el Palacio del Louvre y, más tarde, en la residencia de Versalles. Francisco I pasó sus últimos días en el castillo de Rambouillet, en el departamento de Yvelines.

Los castillos pasaron a ser propiedad de otros miembros de la nobleza francesa mediante compras o regalos.

Aunque Chenonceau fue la residencia oficial de Francisco I, no se realizaron obras para reformar ni embellecer el castillo. Tras la muerte del rey, Diana de Poitiers mandó construir el puente sobre el río Cher, que actualmente es el principal encanto del castillo.

Propietarios privados que salvaron el patrimonio

La mayoría de los castillos del Loira son propiedades privadas abiertas al público para su visita. El Centro de Monumentos Nacionales francés, que gestiona lugares como el Monte Saint-Michel, es propietario y administrador del castillo de Azay-le-Ridau y del castillo de Châteaudun, entre otros.

La adquisición de los castillos del Loira por parte de propietarios privados ha facilitado la conservación y restauración de estos edificios. Por ejemplo, a principios del siglo XX, la familia Carvallo adquirió el castillo de Villandry, donde colgó su importante colección de obras de arte de pintores españoles. De esta manera, la familia salvó el castillo de la demolición.

Un lugar turístico excepcional

La denominación «castillo del Loira» hace referencia a una zona turística excepcional, con un paisaje ideal en el que se concentran numerosos lugares que marcaron la historia de Francia y de Europa durante la época del Renacimiento.  Para disfrutar y descubrir mejor este patrimonio, se organizan con regularidad numerosos eventos y espectáculos que sumergen al público en el ambiente de antaño.