La Mère Poulard

Excursiones al Monte Saint Michel A partir de 119,00 € Más información

Con el paso de los años, la Mère Poulard se ha convertido en un monumento del Monte Saint-Michel y en un símbolo de la cultura francesa. Anne Boutiaut, conocida como la Mère Poulard, repartía en aquel tiempo sus famosas galletas entre los hijos de los peregrinos. Actualmente, la receta de su tortilla ha dado la vuelta al mundo y se puede degustar hasta en Taiwán.

La llegada de la muchacha de Nevers a Normandía

Anne Boutiaut no parecía estar destinada a convertirse en la famosa Mère Poulard.  Nada indicaba que la doncella de la familia Corroyer pudiera marcharse de Nevers.  Edouard Corroyer era alumno del arquitecto Eugène Viollet-Le-Duc, que trabajaba en las obras de restauración del Monte Saint-Michel. Cabe mencionar que, efectivamente, hubo un proyecto de restauración de monumentos nacionales en Francia en la década de 1830. En este contexto, Edouard Corroyer fue nombrado en 1872 responsable de la restauración del Monte Saint-Michel y de su abadía.  Toda la familia se mudó a Normandía y se llevaron consigo sus muebles y su personal. Así descubrió Anne Boutiaut la costa de Cotentin.

El nacimiento de la Mère Poulard

Anne Boutiaut tomó el apellido de Poulard en 1873. En el Monte Saint-Michel conoció a Victor Poulard, con quien vivió toda su vida.  Se casaron en París en la iglesia de Saint-Philippe-du-Roule.  El joven matrimonio asumió la gerencia de la Hostellerie de la Tête d’Or. En aquella época, los peregrinos dependían de las mareas para entrar o salir del Monte Saint-Michel.  ¡Así que había que tener paciencia! Anne Poulard les servía entonces una tortilla soufflé, esponjosa y jugosa, que se hizo especialmente famosa.  Además, repartía galletas entre los hijos de los peregrinos como si fuera una golosina, ¡aunque la glotonería fuera un pecado!

En 1888, el matrimonio compró el Hôtel du Lion d’Or para construir en su lugar un hotel al que llamaron «À l’omelette renommée de la Mère Poulard». El éxito de este proyecto despertó envidias en la familia Poulard. Los hijos querían gestionar sus propios hoteles y hacerles la competencia a sus padres.  Esto no impidió que a la que simplemente llamaban «Mère Poulard» fuera cada vez más famosa.

¿Cuáles son los secretos de Anne Poulard?

La famosa tortilla al estilo de la Mère Poulard es una tortilla soufflé.  Se caracteriza por su centro jugoso y su ligera textura. Esta receta ofrece un resultado sencillo, pero elegante. Además, es una receta rápida de hacer, lo que permitía en aquella época alimentar rápidamente a numerosos peregrinos.

Para preparar una tortilla como lo hacía Anne Poulard, hay que separar las claras de las yemas.  Bate las claras hasta que estén espumosas y añade después las yemas de manera progresiva. Cocina la tortilla a fuego vivo.

La Mère Poulard en la actualidad

El Auberge de la Mère Poulard del Monte Saint-Michel es un hotel restaurante de 3 estrellas. Acoge a peregrinos y visitantes que vienen a descubrir o redescubrir el municipio y su abadía y alberga seminarios de empresa.  Los restaurantes de la Mère Poulard están repartidos por todo el mundo.  Se puede degustar una tortilla al estilo de Anne Poulard en Japón, Taiwán y hasta en Corea.

La moderna fábrica de galletas todavía se encuentra en la región. Las galletas tradicionales son unos dulces muy populares y sus cajas con los colores del Monte Saint-Michel pueden ser un bonito recuerdo para regalar.