Los pintores impresionistas más famosos de Francia

Impresionistas famosos

El movimiento impresionista nació en Francia durante la segunda mitad del siglo XIX. Podrá contemplar una selección de lienzos de los pintores impresionistas más destacados de Francia en Giverny, donde se instaló Claude Monet. Hoy le presentamos cinco grandes figuras de la pintura, cuyas obras bien podrían formar parte del Museo de los Impresionistas.

¿Cuáles son las características del movimiento impresionista?

Todo movimiento artístico nace de una ruptura con las corrientes existentes y de una voluntad de reinventar la creación artística. El impresionismo no es una excepción a la regla y surge como una reacción contra la pintura académica. Dejando a un lado los temas históricos y mitológicos y el orientalismo, esta nueva corriente, impulsada principalmente por Pissarro, Renoir y Monet, se centra en temas y escenas de la vida cotidiana. Ya no se trata de pintar un gran fresco con una reproducción exacta a nivel visual, sino de expresar las sensaciones que se sienten al pintar el objeto. La luz y los fenómenos climáticos, como la nieve, la lluvia, las olas, las alegrías y las penas de los hombres y las mujeres, dejan impresiones fugaces que el pintor debe captar y representar en el lienzo. De los jóvenes artistas que contribuyeron al desarrollo del impresionismo pincel en mano, le presentamos de manera más detallada cinco pintores franceses entre los más conocidos de su generación.

Claude Monet, el talento del precursor

Claude Monet es uno de los fundadores del movimiento impresionista y uno de los pintores con más talento de su generación. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de París y supo ir más allá de los métodos y los preceptos de su formación para encontrar su propio estilo y expresar así todo su talento.   Como respuesta a los dictados de la pintura académica, Claude Monet fundó, junto a otros grandes pintores como Pierre-Auguste Renoir, el movimiento impresionista.

Los cuadros más famosos de Monet son quizás Impresión, sol naciente y Los nenúfares. Claude Monet se presenta como un auténtico orfebre de la luz que nos deja una impresionante colección de más de 2000 obras. En 1883 se instaló en Giverny, donde permaneció casi cuarenta años. Pasó días felices en su casa, disfrutando en vida de un éxito que le permitía vivir de su arte.

Pierre-Auguste Renoir, el pintor de la felicidad

Pierre-Auguste Renoir, uno de los pintores impresionistas más destacados, sintió la vocación artística a una edad muy temprana. Empezó a trabajar muy joven para cubrir sus necesidades y ahorró para ingresar en la Escuela de Bellas Artes de París en 1862. Al mismo tiempo frecuentaba el taller privado de Charles Gleyre, donde entabló amistad con otros artistas como Claude Monet.

Este hedonista, que principalmente abrazó el impresionismo para superar el desafió de plasmar la luz en el lienzo, representa a menudo escenas alegres y momentos de celebración y de felicidad compartida. Entre sus obras más célebres, destacan Almuerzo de remeros, En la terraza o La Grenouillère.

Gustave Caillebotte, pintor y mecenas

Este artista de gran talento es también un amante de las artes y un humanista comprometido. Gustave Caillebotte es conocido por su dedicación y su mecenazgo al servicio del movimiento impresionista. A él debemos la organización de cuatro exposiciones dedicadas a esta corriente artística durante el último cuarto del siglo XIX.

Aunque Gustave Caillebotte, gran apasionado de la pintura, fue a veces considerado erróneamente un pintor aficionado, los historiadores del arte lo califican ahora de artista original y atrevido. Entre sus obras más conocidas, podemos citar Calle de París, día lluvioso, Los acuchilladores de parqué o Tejados bajo la nieve, que poseen una gran fuerza evocadora y son un testimonio conmovedor del París del siglo XIX.

Durante el primer semestre de 2016, se le ha dedicado una exposición con 80 obras en el museo de Giverny.

Camille Pissarro, decano y fundador del impresionismo

Camille Pissarro nació en las Antillas y su pasión por la pintura afloró cuando estudiaba en el colegio en Passy, cerca de París. Después de pasar dos años en Venezuela, se instaló definitivamente en la capital francesa donde estudiaba en la Academia Suiza, un lugar ineludible para toda una generación de pintores y la ocasión perfecta para forjar sólidas amistades, especialmente con Monet y Cézanne.

Este fundador del movimiento impresionista trató durante toda su vida de llevar aún más lejos su talento. Colaboró con Cézanne antes de interesarse por el divisionismo tras conocer a Seurat. Si tuviéramos que citar algunos de sus cuadros, serían Escarcha blanca o El bulevar de Montmartre por la noche.

9:30 hora(s)
A partir de 199,00€
5 hora(s)
A partir de 66,00€

Paul Cézanne, el autodidacta

Sin él, ¿cómo imaginaríamos la Provenza y la montaña Sainte-Victoire? Su vida discurrió entre París, donde estudiaba en la Academia Suiza, y su ciudad natal de Aix-en-Provence. Fue descubierto más tarde que sus contemporáneos: habría que esperar a 1895 y a la retrospectiva organizada por Ambroise Vollard para que el público se interesara por sus obras.

Este pintor, uno de los impresionistas más destacados, dio a conocer con sus obras Aix-en-Provence y la impresionante montaña Sainte-Victoire, que domina la ciudad. De hecho, esta última sirvió de inspiración a Cézanne en alrededor de 80 obras, entre ellas, La montaña Sainte-Victoire vista desde Bellevue.

Numerosos pintores impresionistas de renombre

Durante su visita guiada a Giverny, se dará cuenta rápidamente de que esta selección de cinco artistas no basta para brindar homenaje a todo el talento de numerosos pintores que, también ellos, han dejado su marca en la Historia del Arte y de la Pintura. Podríamos citar igualmente a Edgar Degas o Vicent van Gogh, quien se unirá al movimiento posimpresionista.

En el museo de Giverny o el museo de Orsay, podrá contemplar las obras más importantes pinturas impresionistas de los grandes artistas que participaron en la renovación artística de finales del siglo XIX.