Hechos curiosos del Moulin Rouge

Excursiones al Moulin Rouge A partir de 160,00 € Más información

El Moulin Rouge recibe la visita de más de 600.000 personas al año. Este cabaret más que centenario es un monumento de París que no pasa desapercibido. Su arquitectura atípica y sus cabezas de cartel atraen a los curiosos al 18.º distrito de la capital francesa. El Moulin Rouge, reflejo de una época bohemia repleta de bailes y espectáculos, ha marcado la historia con algunos hechos que podrás contar a tus amigos durante la cena, mientras veis la revista Féerie.

El primer edificio electrificado de París

El Moulin Rouge fue diseñado por Adolphe Léon Willette. Su color tan característico se convirtió en un emblema de la ciudad de París, gracias, entre otras cosas, a su fachada totalmente electrificada. El cabaret fue el primer edificio en tener luz eléctrica en la capital francesa. El Moulin Rouge, donde el espectáculo-concierto comenzaba a las 22:00 h, se alzaba sobre la plaza Blanche como un faro para dar la bienvenida a los invitados.

El Moulin Rouge cerró durante 6 años

En 1915, el edificio del Moulin Rouge fue totalmente destruido por un incendio. El cabaret se cerró y no se reconstruyó hasta 1921, una vez que terminó la Primera Guerra Mundial.

Récord de levantamientos de pierna

Como si el Moulin Rouge no tuviera bastante con haber inventado el cancán francés, el cabaret va más lejos y bate con frecuencia sus propios récords. En el libro Guinness de los récords figura la proeza de las bailarinas del Moulin Rouge, que consiguieron levantar las piernas 29 veces en 30 segundos con motivo del 125.º aniversario del establecimiento. Además, el bailarín solista de la revista pudo levantar la pierna sobre la cabeza 30 veces en 30 segundos.


El Moulin Rouge es un lugar de entretenimiento de una longevidad insolente. El cabaret ha sobrevivido a dos guerras mundiales, un incendio y varias crisis económicas. Durante más de 120 años de espectáculos y bailes, ha sido un emblema de París que continúa atrayendo al público evolucionando constantemente, pero conservando la tradición a la que debe su éxito.

.