La catedral de San Luis de Versalles

Excursiones a Versalles A partir de 29,00 € Más información

La catedral de San Luis de Versalles era en un principio una simple capilla que debía ser el equivalente en el sur de Notre-Dame de Versalles. En 1740, el rey Luis XV decidió convertirla en una verdadera iglesia que construiría enfrente de la capilla. El edificio tardó en recibir la denominación de catedral por tener un aspecto de edificio sin acabar. Finalmente, la iglesia se convirtió en catedral después de la Revolución Francesa y en ella tuvieron lugar acontecimientos memorables. Fue en esta catedral donde se renovó el Juramento del Juego de la Pelota y donde fue recibido el papa Pío VII el 3 de enero de 1805 con motivo de la Consagración de Napoleón.

Declarada monumento histórico

La iglesia de San Luis de Versalles, diseñada por Jacques Hardouin-Mansart de Sagonne, fue declarada monumento histórico en 1906. Su arquitectura se distingue por una cúpula de bulbo de 65 metros de altura rematada por una flecha. El exterior parece adoptar un estilo clásico, mientras que en el interior predomina una decoración barroca.


El gran órgano se inauguró en junio de 1762. El aparador del órgano, es decir, la estructura de carpintería que esconde la maquinaría, fue declarado monumento histórico en 1906 y la parte instrumental, en 1961.

Una arquitectura típica del siglo XVIII

La nave luce muros desnudos para resaltar elementos arquitectónicos como esculturas talladas y molduras. Las bóvedas del transepto presentan molduras que parecen inacabadas. Los historiadores piensan que originalmente las esculturas debían colocarse en el techo, pero finalmente nunca se hizo.

Observamos dos grandes capillas: la capilla del Catecismo, donde las columnas jónicas revelan el gusto de la época por el regreso a la Antigüedad, y la capilla de la Virgen con una decoración del siglo XIX. Los capiteles corintios, las cornisas, la torre de marfil y el altar de mármol convierten esta capilla en una sala monumental.

Cabe precisar que las vidrieras que vemos hoy en día datan de 1853 y fueron elaboradas en los talleres Lobin (Tours) y Gsell y Laurent (París).

Fotografía de David Iliff, capilla del Palacio de Versalles

Una colección de obras de arte de época

Gracias a la influencia real en su construcción, la iglesia de San Luis de Versalles, hoy en día catedral, ha podido albergar una rica colección de obras de arte. Esta colección, repartida en parte durante la Revolución Francesa, se reconstituyó en el siglo XIX. Los cuadros, pintados por artistas contemporáneos a la construcción de la iglesia, representan escenas de la Biblia.

San Pedro intentando caminar sobre las aguas, de François Boucher

La catedral de San Luis de Versalles, marcada por el paso del tiempo, es una obra arquitectónica anclada en el siglo XVIII. El trabajo de restauración de las colecciones y de las instalaciones permite actualmente ver el edificio casi como lo habría visto Luis XV en su época.

El palacio y los jardines de Versalles, la catedral de San Luis, el museo de Versalles... Durante su visita a Versalles, podrá apreciar la riqueza de estos lugares llenos de historia.