Las diferentes estancias del Palacio de Versalles

Excursiones a Versalles A partir de 29,00 € Más información

El Palacio de Versalles está compuesto por una parte central, dos alas y varios patios. A pesar de la inmensidad del palacio, el público se acordará de algunas estancias destacables, como los aposentos reales y las salas de gala, estancias diseñadas para impresionar al visitante.

La Capilla Real

La capilla que podemos ver actualmente en el Palacio de Versalles fue terminada en 1710. Tras la interrupción de las obras durante diez años, la construcción de la capilla se retomó durante el reinado de Luis XIV en 1699. Las ceremonias religiosas se celebraban antes en una capilla provisional que se utilizó durante veintiocho años. El exterior de la capilla se caracteriza por las numerosas estatuas de santos que lo decoran, mientras que el interior presenta una decoración fastuosa. La gran bóveda pintada por Antoine Coybel expone una arquitectura imaginaria con agujeros por los que podemos ver el cielo, donde está representado «Dios padre en su Gloria» acompañado de ángeles.

La Galería de los Espejos

La Galería de los Espejos se creó para deslumbrar e impresionar por completo a los visitantes. La instalación de 357 espejos inmensos enfrente de las ventanas confiere a la estancia una gran luminosidad. Este lugar, símbolo de la grandeza del reino de Francia, ha presenciado también momentos cruciales de la historia. Por ejemplo, aquí se firmó el Tratado de Versalles que puso fin a la Primera Guerra Mundial el 28 de junio de 1919.

Los Grandes Aposentos del rey

Era tradición que el rey durmiera en el centro de su dominio. Por eso, sus aposentos se sitúan en el centro del palacio y no es difícil encontrar la cámara del rey.

Luis XIV convirtió su vida diaria en todo un espectáculo. El rey, prácticamente idealizado e incluso divinizado, recibía toda la atención de la corte. Por ejemplo, se podía presenciar el momento en el que el rey se levantaba por la mañana. Los Grandes Aposentos del Rey contaban con siete salones de lujo abiertos para impresionar a la nobleza y a los visitantes. En 1701 la cámara de Luis XIV se trasladó al ala sureste del palacio.

Los Grandes Aposentos de la reina

Luis XIV se encontraba con María Teresa de Austria en las estancias de los Grandes Aposentos de la reina. La decoración de los Grandes Aposentos de la reina, ocupados sucesivamente, cambió con regularidad para satisfacer a la inquilina de turno. Están compuestos por la cámara de la reina y los salones donde las damas de la corte conversaban.

La fastuosidad más allá del palacio

El dominio del palacio de Versalles está compuesto naturalmente por el palacio y sus parques, pero también es famoso por sus numerosos edificios. Entre ellos, podemos encontrar el Gran Trianón de mármol construido durante el reinado de Luis XIV para ser una residencia secundaria del rey. Aquí también vivió María Leszczyńska, reina de Francia y esposa de Luis XV. Más recientemente, el presidente Charles de Gaulle también lo escogió como residencia presidencial. Del mismo modo, el Pequeño Trianón y la Aldea de María Antonieta no tienen nada que envidiar al palacio. Este lugar fue un regalo de Luis XV para Madame de Pompadour y más tarde fue la residencia de la reina María Antonieta, donde instaló su aldea de inspiración normanda.

¿Qué hay mejor que una visita a este lugar para apreciar el esplendor de sus diferentes habitaciones? En la web de PARISCityVISION puede informarse sobre los precios para visitar el palacio de Versalles y las diferentes formas de descubrir este lugar lleno de historia.