El Moulin Rouge y Montmartre

Excursiones al Moulin Rouge A partir de 159,00 € Más información

Actualmente, el Moulin Rouge forma parte de los monumentos de Montmartre. El barrio se ha convertido en un lugar turístico muy popular gracias a su ambiente de pequeña ciudad, a sus artistas callejeros y, por supuesto, a las magníficas vistas de la ciudad de París que ofrece la colina. Sin embargo, este barrio no siempre ha estado tan concurrido y la apertura del cabaret de Oller y Zidler no es anodina.

Montmartre en el siglo XIX

Montmartre forma parte de París desde 1860. El municipio se anexionó a la capital francesa en el marco de un proyecto de ampliación de la ciudad, por iniciativa del Barón Haussmann y Napoleón III.

La instalación de los artistas a las afueras de París permitía en aquel tiempo alojarse a bajo precio. Cuando el pintor y acuarelista Félix Ziem se instaló en la que sería la rue Lepic en 1859, el lugar era una zona verdaderamente rural.

Actualmente, podemos considerar que la arquitectura del Moulin Rouge es original. ¿Por qué un molino?, pensarás. En aquella época en la colina de Montmartre había hasta 30 molinos para moler grano. Utilizar un molino para un cabaret era ciertamente atípico, pero esa elección estaba en perfecta armonía con el paisaje de Montmartre. El Moulin Rouge destacaba sobre todo por su decoración extravagante completamente iluminada.

La plaza central del Moulin Rouge

Situado en la plaza Blanche, el Moulin Rouge se encuentra a las afueras de Montmartre. Ubicado en el bulevar de Clichy, el cabaret se ganó una dudosa reputación debido a su cercanía a la plaza Pigalle y al museo del Erotismo. Sin embargo, ahora este lugar es símbolo de la elegancia francesa gracias a la revista Féerie y a las cenas gourmet elaboradas por el chef David Le Quellec. 

¿Qué ver en Montmartre?

Si subes la colina pasando por la rue Lepic, podrás visitar el auténtico barrio de Montmartre. Continúa por la rue Gabrielle y visita los jardines sobre los que se alza la basílica del Sagrado Corazón. Antes de pasar una velada inolvidable en el cabaret, no dejes de dar una vuelta por el 18.º distrito de París. Allí, podrás visitar el museo de Montmartre donde conocerás la historia del municipio y descubrirás los jardines Renoir, en los que a veces trabajaba el pintor. Los amantes del arte encontrarán allí también el espacio Dalí, dedicado a Salvador Dalí, maestro del surrealismo. Y, por supuesto, no olvides dar un gran paseo por el cementerio de Montmartre.

Lors de sa fondation, le Moulin Rouge a profité à Montmartre en amenant une population désireuse de s’amuser dans ce quartier de Paris encore rural. L’ambiance bohème et artistique du lieu faisait et fait encore tout le charme de cette partie de Paris. Mais bien que le Moulin Rouge soit un centre névralgique de Montmartre, pour connaître ce dernier il ne faudra pas hésiter à arpenter les petites rues et partir à la rencontre des fantômes de Vincent Van Gogh ou Henri de Toulouse-Lautrec !

.